Las abejas nativas, o abejas sin aguijón, han venido a resultar para nosotros todo un nuevo mundo, que San Lorenzo nos ha permitido comenzar a descubrir y conocer muy de cerca.

Colmena de abejas soncuano (Scaptotrigona pectoralis) establecidas dentro de un árbol de cenízaro (Samanea saman) reforestado.

colmena-abejas

Conforme se fueron consolidando en San Lorenzo las floraciones de los árboles, fuimos notando la presencia creciente de abejas. Sin embargo, aún no habíamos desarrollado la capacidad para observarlas en detalle. De haber sido así, nos hubiéramos percatado de la gran variedad de distintas especies de abejas que son atraídas por estas floraciones. Fue una conversación casual con el Sr. José Luis Cabada, entusiasta meliponicultor (criador de abejas sin aguijón) costarricense, la que nos llevó, en el año 2011, a descubrir este maravilloso mundo de las abejas nativas, o abejas sin aguijón.

En Costa Rica, así como en los demás países de las regiones tropicales y subtropicales de América, están co-existiendo dos tipos de abejas:

  1. Las abejas con aguijónApis, que son las abejas comúnmente conocidas, productoras de la miel que ordinariamente adquirimos y consumimos en el comercio, las cuales tienen un aguijón que utilizan para picar.Estas abejas no son originarias de América, fueron introducidas siglos atrás desde Europa, dado que son excelentes productoras de miel.Si bien la miel que consumimos proviene ordinariamente de colmenas establecidas con fines comerciales por sus criadores: los apicultores, muchas colonias de estas abejas también se encuentran libres y viven en forma silvestre en nuestros campos y ciudades.En décadas recientes, las colonias de Apis se han cruzado con abejas africanizadas, produciéndose colonias de abejas más agresivas que, en ocasiones, llegan a convertirse en un serio problema.En San Lorenzo hemos identificado la presencia de una colonia de abejas Apis, las cuales, no obstante, han llamado la atención por su baja agresividad.
  2. Las abejas sin aguijónMeliponas, que son las abejas nativas de las regiones tropicales y subtropicales de América, y que, por ser mucho más sociables y menos agresivas, no llegaron a desarrollar un aguijón con el cual picar (no obstante han llegado a desarrollar sus propios mecanismos de defensa).A pesar de ser originarias de nuestras tierras, su existencia, características, y gran potencial, son desconocidas en altísimo grado. Si bien existen diversas especies de abejas sin aguijón, por lo general estas son más pequeñas que las Apis, y, producen una cantidad de miel substancialmente menor, razón por la cual no han sido tradicionalmente valoradas en términos comerciales. No obstante lo anterior, su miel es de exquisito sabor, y, sobre todo, de gran valor dadas las propiedades medicinales que se le atribuyen. Hay quienes afirman que, más que un alimento, la miel de las abejas sin aguijón es una valiosísima medicina natural. En años recientes, ha venido creciendo el interés por las abejas sin aguijón, lo cual deseamos estimule su protección y preservación.

San Lorenzo no es la excepción a esta coexistencia, con su colonia de abejas Apis, y diversas colonias de abejas sin aguijón de varias especies. ¡Conforme trascurre el tiempo, cada vez descubrimos más colonias de abejas sin aguijón, las cuales establecen sus colmenas en cavidades dentro de los árboles, quedando visible únicamente la piquera, que funge como un túnel de entrada y salida a la colmena, usualmente custodiada por una o varias abejas según la especie!

Las colmenas hasta ahora identificadas en San Lorenzo se encuentran localizadas fundamentalmente en los pocos y antiguos árboles que existían cuando inició el proyecto en 1991; sin embargo, ya hemos identificado una primera colonia de abejas soncuano(Scaptotrigona pectoralis) en un árbol de cenízaro sembrado por nosotros años atrás como parte del proceso de eco-reforestación. Es de esperar que conforme transcurra el tiempo, y los árboles continúen desarrollando y formando cavidades, más y más colonias vayan estableciéndose también en ellos.

Detalle de la piquera de la colonia de abejas soncuano establecidas en un cenízaro reforestado. La cavidad se formó en donde existía una antigua rama.

abejas-soncuano

Colonia de abejas mariolas (Tetragonisca angustula) que tienen su colmena dentro de un árbol de “palo de clavo”. (arriba, la piquera vista de frente; abajo, vista de perfil)

abejas-mariolas

Colmena de abejas chicopipe (Nannotrigona perilampoides) establecida en tronco de árbol de cenízaro.

abejas-chicopipe

Colmena de abejas chicopipe (Nannotrigona perilampoides) establecida en tronco de árbol de cenízaro

abejas-mariolas-2

El aprovechamiento de los productos de las abejas sin aguijón: miel, cera, polen, se remonta a épocas ancestrales. Los indios mayas la practicaban con la especie conocida como jicote gato (Melipona beecheii), de la cual aprovechaban intensamente su miel y su cera. En forma análoga a la apicultura, en el campo de la abeja Apis, la meliponicultura es el campo del conocimiento que estudia y da pie a la crianza y aprovechamiento de los productos de las abejas sin aguijón.