Este nuevo paso, de permitir el crecimiento natural de la vegetación, aunado al crecimiento y producción de flores y frutos de los árboles sembrados, ha estimulado que poblaciones crecientes, cada vez más diversas, de insectos, aves, mamíferos, anfibios y reptiles, vayan regresando a San Lorenzo.

Los pericos, las loras, y las urracas copetonas fueron las primeras en ir regresando al terreno, luego han seguido los yigüirros, las oropéndolas, los pájaros carpinteros, las chorchas, distintas clases de colibríes, y, diversos pájaros que alegran el ambiente con sus hermosos cantos.

Lora copete amarillo en rama de cenízaro

Urraca copetona

Alcaraván

Resulta simpático ver los alcaravanes caminar y correr sobre el campo, así como las garzas buscar y picotear insectos.

Durante la estación lluviosa pueden verse piches en las pozas que se forman en el terreno. En el 2011 vimos un tucán.

En más de una ocasión hemos descubierto (¡y despertado!) búhos y lechuzas mientras caminamos entre los árboles, los cuales a su vez nos miran atenta y silenciosamente, mientras procuran pasar desapercibidos.

Lechuza en una rama de mango.

Lechuza en una rama de mango.

Si la tendencia se mantiene, parece que tendremos suficientes ardillas y liebres como para considerar, en un futuro cercano, un negocio de exportación…

Palomas

Caracol

En el año 2010 recibimos, por primera vez, unos distinguidos y esperados visitantes: una manada de monos cariblancos, los cuales desde entonces han continuado retornando, cada vez con más frecuencia, y, recientemente, casi en forma diaria durante la época de cosecha de mangos.

¡A los monos les encantan los mangos! No obstante, fue necesario que se diera todo el desarrollo forestal de San Lorenzo para que los monos se atrevieran a llegar hasta los árboles de mango desplazándose por las ramas de los árboles forestales nativos.

¡Es fundamental procurar que exista diversidad y cantidad de frutos para atraer la vida silvestre! Una vez pasada la cosecha de mangos, es notoria la reducción en la frecuencia de visita a San Lorenzo por parte de los monos.

Tomando lo anterior en consideración, en el 2011 hemos sembrado una cantidad de árboles de guayaba (Psidium guajava) a fin de reforzar la disponibilidad de frutos para atraer la fauna silvestre.

Ese mismo año tuvimos por algunos días la visita de un oso hormiguero.

Mono cariblanco en uno de los viejos cenízaros.

Oso hormiguero desplazándose entre los árboles de cenízaro (Samanea saman)

Uno que otro murciélago puede verse mientras se camina entre los árboles ¡no nos esforzamos particularmente por verlos!

Coyotes, pizotes, mapachines, así como distintos tipos de zorros, se encuentran dentro de los mamíferos que pueden verse en el proyecto.

Sapos y ranas han ido regresando, dejando escuchar sus cantos en las noches de invierno. Igualmente han ido regresando tortugas, armadillos y distintos tipos de iguanas.

Tortuga desplazándose de un sector a otro del proyecto

El encuentro de dos mundos animales… Luna, la inseparable compañera canina en San Lorenzo, intrigada ante el descubrimiento de la tortuguita

Culebras, no venenosas, pueden verse también: sabaneras, sorcuatas, ratoneras, bejuquillo, chocoya, zopilota, y, por supuesto, boas. Las víboras son escasas, pero, sí las hay: la coral y la toboba. ¡Hay que estar atentos a ellas! ¡Es el resultado de la restauración ambiental!

Uno de los campos más interesantes resulta el de los insectos, cada vez más diversos. Avispas, abejas, hormigas, arañas, mariposas, abejones, langostas, chapulines, libélulas, alacranes y zancudos, se encuentran en cantidades crecientes y cada vez más diversas. También tenemos muchos nidos de termitas en los árboles.

¡Y… en prueba de su complacencia con los guayacanes reales, distintas especies de avispas decidieron establecer sus hogares en ellos!

… Panales de avispas… ¡Cuántas clases distintas de panales!

¡Tal parece que la iguanita ya se percató que los insectos que tanto le gusta comer llegan hasta los guayacanes reales!

No se trata del “Hombre Araña”… pero… ciertamente… tienen el potencial de llamar la atención de nuestros niños!

No se trata del “Hombre Araña”… pero… ciertamente… tienen el potencial de llamar la atención de nuestros niños!

¡y distintos tipos y colores de arañas!

Pareciera estar diciendo: “¡Si me lo permiten, desde esta hoja haré una obra como la que mis hermanas hicieron en los guayacanes reales cercanos!”

¡Hasta las hojas quedan atrapadas en esta red!

¿Flotando?

Y toda una gran variedad de insectos…

En cambio, ¡miren qué maravilla de camuflaje el de esta esperanza! ¡No se trata únicamente del color, su cuerpo parece reproducir también la estructura de distribución de la savia de las hojas!

¿Se habrá percatado que está justo en el sitio donde su color no le sirve de camuflaje?

Esperanza camuflada sobre una hoja

¡El de los insectos es todo un “mundo” que vale la pena descubrir y apreciar!

“Comando” armado con cámaras fotográficas… dispuesto a disfrutar San Lorenzo.

comando

¡Miren lo que está sobre esa hoja!

insecto