En Costa Rica, el guayacán real está clasificado como una especie en peligro de extinción, asimismo, considerado como una de las especies forestales con poblaciones adultas más escasas.

De acuerdo con información recibida en el Instituto Nacional de Biodiversidad (INBio), con sede en Costa Rica, en 1990 se estimaba que la población de árboles adultos de guayacán real, que existían en ese momento en Costa Rica, escasamente llegaban a los 100 ejemplares.

Veinte años después, la población de árboles adultos seguirá siendo básicamente la misma, ya que veinte años es un período de tiempo muy corto en la vida de un guayacán real, pero, la gran diferencia ha de encontrarse en la cantidad de árboles jóvenes de guayacán real que existen hoy en día en el país.

De manera particular, en las áreas protegidas en la provincia de Guanacaste, se aprecia una presencia relevante de arbolitos de guayacán real, que han venido surgiendo en los años recientes como resultado del régimen de protección de estas áreas.