Años después de iniciado el proyecto, y de estar lidiando y superando las distintas adversidades que fueron surgiendo, el proyecto comenzó a depararnos grandes satisfacciones:

El desarrollo de los árboles sembrados

Tal como era de esperarse, con el paso de los años, una importante cantidad de árboles sembrados continuó exitosamente su proceso de crecimiento, aumentando su altura, el diámetro de su tronco, y, su belleza.

Desarrollo del bosque de cenízaros (Samanea saman )

Vista panorámica sector nor-oeste del proyecto

Para el año 2012, veintiún años después de iniciado el proyecto, árboles de guayaquil, pochotes, cedros, caobas, cenízaros, guanacastes y otras especies, sobrepasan los 15 metros de altura. Algunos árboles de pochote han alcanzado diámetros superiores a los 50 cm

Vista general del costado oeste de San Lorenzo

Detalle de la corteza del árbol de Pochote

Crecimiento de árboles y sus ramas.

Se observan importantes diferencias en los desarrollos alcanzados, tanto entre las distintas especies, como entre ellas mismas, esto último por factores genéticos y de ambiente: tipos de suelos, así como condiciones de drenaje y de luz.

Toñito al lado de uno de los primeros árboles de pochote sembrados

Diferencia en el desarrollo del guayacán real contra árboles de otras especies sembrados al mismo tiempo

Árbol de Ceiba visto desde su base

Fotografía tomada del sistema de mapas de Apple (2012)

mapa-apple

Muchos de los árboles han comenzado a producir importantes floraciones. ¡Qué recompensa más gratificante al esfuerzo que ha demandado el proyecto a lo largo de todos estos años!

¡Flores!

Floración del corteza amarilla (Tabebuia ochracea) ¡Es bellísima!

Floración del cocobolo (Dalbergia retusa) ¡Suelta un delicioso aroma y atrae abejas en cantidad!

Floración del brasil (Haematoxylon brasiletto) ¡Temprano por la mañana, el zumbido de las abejas volando en torno a estas flores se escucha desde la distancia!

Floración del flor blanca (Plumeria rubra).

Floración del flor blanca (Plumeria rubra).

Floración del flor blanca (Plumeria rubra).

¡Luego de llamar nuestra atención, nos percatamos que la flor había caído al suelo desde el árbol de flor blanca (Plumeria rubra) cercano!

¿Árbol con nieve en sus ramas? ¡No! Se trata de
la floración del madroño (Calycophyllum candidissimum)

Arbol de Madroño

flor-madrono

Arbol de Madroño

arbol-madrono

Floración del tigüilote (Cordia dentata)

Floración del tigüilote (Cordia dentata)

Floración del tigüilote (Cordia dentata)

La floración de los guayacanes reales que se dio durante la Semana Santa del año 2009, con sus abundantes flores color lila, resultó espectacular, y, desde entonces San Lorenzo ha continuando obsequiándonos todos los años bellísimas floraciones de guayacán real.

Igualmente grato resulta observar la gran cantidad de abejas y mariposas que celebran festivamente estas floraciones.

Floración del Guayacán Real

¡Frutos y semillas!

Las abundantes floraciones han dado lugar a una producción creciente de frutos y semillas. ¡Finalmente hemos podido ver, tocar, oler, -e incluso saborear en algunos casos- lo que previamente habíamos conocido únicamente en los libros!

Las gratificaciones que nos ha dado el proyecto, con el desarrollo de los árboles sembrados, y sus producciones de flores, frutos y semillas, han sido ampliamente enriquecidas y complementadas con la respuesta que nos ha brindado la naturaleza: ¡el reinicio de la dinámica del bosque!