El mejor lugar

SAN LORENZO

Cuna del guayacán real (Guaiacum sanctum) en el Bosque Tropical Seco de Costa Rica desde 1991
null

En el mundo forestal, nada supera la belleza, la biodiversidad y el valor del bosque primario. Con gran visión, Costa Rica ha decidido proteger y, con ello, salvaguardar para las futuras generaciones, una cantidad muy importante de territorios que albergan los distintos tipos de bosques que existen en el país, entre ellos, el Bosque Tropical Seco, al cual pertenecen las mejores especies forestales maderables de nuestra región.

Lamentablemente, para cuando buena parte de la población ha tomado conciencia de la importancia vital de la conservación ambiental, es mucho el daño que ya se ha realizado.  En amplias regiones, debido a su degradación, ¡ya no queda qué conservar!  En estas áreas, por lo tanto, es necesario ir más allá del concepto de conservación, y considerar –proactivamente- la restauración ambiental, priorizando –en la medida de lo posible- la recuperación de las especies forestales en mayor peligro de extinción.

La historia de San Lorenzo, antigua finca ganadera severamente degradada, donde se desarrolla este proyecto de eco-reforestación y restauración ambiental desde el año 1991, es representativa de lo acontecido en cientos de miles de hectáreas en tierras que, por miles de años y hasta hace unas pocas décadas, albergaron al Bosque Tropical Seco, el cual fue eliminado indiscriminadamente para dar cabida a los pastizales que, en la segunda parte del siglo XX, habrían de servir como alimento al ganado.